Conectado a la Vida

Si algo proporciona sentido a mi existencia es atender a lo que hay que hacer desde el espíritu y no desde la mente. Eso supone estar decidido a estar conectado al cien por cien con la Vida. Eso supone estar en una permanente escucha acerca de la Misión de Vida que he venido a cumplir, que define mi Intención Superior, para activar mi verdadero Valor.
De esa forma se termina el competir o comparar, simplemente estoy en mi Valor diferencial, en lo que es para mí y para nadie más. También se acaban las deudas emocionales, tan sólo te debes a ti mismo, al compromiso con tu propio Valor.
Se pone fin al conflicto interior, existe una unidad interna liderada por el Valor y la responsabilidad de extenderlo. Las decisiones se orientan desde ese Valor. Se aprende a decidir desde la sabiduría del Alma que está siempre ahí a disposición esperando paciente lejos de la reactividad propia de la mente egoica.

¿Qué hace que no veamos la realidad de algo más grande y diferente a todo lo que pensamos habitualmente? ¿Qué hace que no veamos que somos el punto negro dentro de la inmensidad de un folio en blanco?

Es sencillo, nosotros somos el punto negro, no nos estamos viendo desde afuera. Si fuésemos capaces de vernos desde afuera nos daríamos cuenta que no podríamos existir sin la inmensidad del blanco. Es decir, la prueba de que Dios existe eres tú mismo, la prueba de que hay una fuente de Vida es la vida que vive en ti.

El recién nacido no se generó a sí mismo sino que en sí mismo es un milagro de la vida, luego la vida es una entidad inteligente y maravillosa, que manifiesta estructuras inteligentes. Lo primero que observamos es que somos seres conscientes, tenemos conciencia de nuestra propia existencia y de la existencia de todos los seres vivos y del propio universo.

Entonces ¿qué hacemos con esta conciencia?, fundamentalmente podemos hacer dos cosas:

  • Dedicarnos a CREER
  • Dedicarnos a SER

Creer es utilizar nuestra neurología para hacer continuos juicios sobre lo que ES (REALIDAD VIRTUAL)

Ser es utilizar nuestra neurología para abrirnos al conocimiento a través de la experiencia de vivir (AUTENTICIDAD)

Vivamos pues desde el espíritu que nos conecta a la vida para que nuestra mente tenga el funcionamiento correcto y estemos en la AUTENTICIDAD DEL SER.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *