En la decáda de 1970, con la PNL surge el metamodelo del lenguaje como un conjunto de unos 14 patrones aproximadamente que reflejaban estructuras limitantes y faltas de transparencia. Lo común a estas estructuras era lo siguiente:

  • No se expresaba con claridad quien era el autor de la afirmación o responsable de la comunicación.

 

  • No se probaba lo que se estaba diciendo, reflejando meras creencias cuya evidencia no estaba clara.

 

  • Faltaban elementos en la comunicación siendo insuficiente para expresar de manera completa lo que se estaba presentando.

 

  • En algún caso, como las nominalizaciones, se entendía como un resultado lo que en realidad era un proceso, una acción continuada.

 

  • Todas las estructuras anteriores precisaban ser desafiadas mediante preguntas abiertas para completar las deficiencias.

 

En el año 2016, Salva Gálvez, Trainer en PNL formado por John Grinder se da cuenta que puede simplificar el metadomelo haciéndolo más sencillo a la vez que más potente si atiende más que a los patrones de dicho metamodelo clásico, a los criterios a los que responden dichos patrones. Es así como surge el MODELO 5 PASOS PARA UNA COMUNICACIÓN EXCELENTE que consiste en atender en toda COMUNICACIÓN a las siguientes 5 CUESTIONES FUNDAMENTALES EN LOS PROCESOS DE COMUNICACIÓN HUMANA:

 

  • LA INTENCIÓN. Este es un criterio que no aparece en el metamodelo clásico pero que ofrece una fuerza especial al modelo 5 pasos. La intención es el punto de partida a veces no claro de toda comunicación humana. Y es lo primero que debemos desentrañar para saber de qué estamos hablando y a qué nos estamos enfrentando. ¿Qué te mueve a hacer lo que estás haciendo? Así hasta llegar a la intención última que está detrás de cada conducta. Esa intención conectada a nuestro Valor Humano.

 

  • LA RESPONSABILIDAD. En toda comunicación humana hay una carga de responsabilidad. Comunicamos para influir, y esa influencia determinará lo que cargamos y hacemos cargar a otros con nuestra comunicación. De qué nos hacemos responsables y en qué hacemos responsables a otros. Es muy importante hacernos conscientes del marco “normativo” de cada interacción humana y las responsabilidades de conlleva.

 

  • LA VERDAD. Cuando establecemos una relación hay elementos que pueden estar ocultos, y nuestra obligación es que todo quede al descubierto ante mi y antes mis interlocutores. Se trata de basar lo que decimos no en meras creencias o en dudosas interpretaciones sino en hechos que pueden ser evidenciados, medidos, cuantificados, en definitiva probados. Y además que cuando estamos en una relación nuestro sentimiento ha de ser auténtico. La verdad es la condición para que una relación funcione adecuadamente. Si soy verdadero y comprometido puedo actuar con libertad.

 

  • EL PROCESO FRENTE AL RESULTADO. La vida se convierte en aprendizaje cuando la vivimos momento a momento, paso a paso, aprendizaje tras aprendizaje, sin el estrés del resultado. Es así que cuando vivimos en modo proceso los resultados son aún mayores. Convertir la vida en algo vivo, en puro movimiento nos saca del colapso del resultadismo. Preguntar a nuestro interlocutor para darle vida a lo que está muerto es uno de los pasos fundamentales de este modelo 5 pasos.

 

  • LAS PREGUNTAS DE CALIDAD PARA COMPLETAR LAS DEFICIENCIAS EN LA COMUNICACIÓN. Qué (recursos); Cómo (estrategias); Cuando (temporalización); Con quién (personas que te acompañarán); Dónde (Lugar esencial para desarrollar la misión o proyecto); Para qué (intención, misión, visión). Todas esas son las grandes preguntas que no han de faltar en nuestra comunicación.

 

Y este es un resumen del origen del MODELO 5 PASOS de Salva Galvez para la Excelencia en la Comunicación.